ABIERTA LA SEMANA INTERNACIONAL DE LA MODA EN BOGOTA

SEMANA INTERNACIONAL DE LA MODA EN BOGOTA

A partir del esfuerzo concertado de la administracion de la capital colombiana, la empresa privada, un gremio del sector y conocidos disenadores de este país, se inauguró en la víspera, martes 17 de febrero, la Semana Internacional de la Moda de Bogota. Aunque la denominación de este encuentro es genérico, el emprendimiento por sus dimensiones y propósitos, podría aportar para que esta Semana sea considerada la primera en calibre y fortaleza, en la pretensión de posicionar a la metropoli andina como centro de esta industria y propuesta estética afín, en la región.

Participan del encuentro empresas de la moda llamadas PyME y Mipyme, que sostienen una buena parte de la fuerza laboral del país, con base en las exportaciones a países vecinos, entre ellos Venezuela. En la conjunción de propósitos, además de la Alcaldía de Bogota, participan la asociación de industriales del cuero, reunidos en ACICAM, y el llamado Salón de la Moda.

Los diseñadores y entes participantes mantendrán libertad de criterio en sus propuestas, tanto de diseno como administrativas en el espacio que comparten para la exhibición, la cual se mantendrá abierta al público hasta el viernes 20 de febrero. Uno de los objetivos de los organizadores, para agruparse, es el de abrir mayores horizontes en la oferta de moda que produce Colombia, tanto en indumentaria textil como en cuero y también en accesorios ligeros o complejos de uso personal. Entre estos últimos se encuentra la bisutería y la joyería.

La Cámara de Comercio de Bogota sostiene que, en cifras, más del 50 por ciento de la oferta textil que reúne a la producción de fibras y telas, además de la confección de prendas, se encuentra en esta ciudad capital, la cual carecía de un acontecimiento de envergadura en este campo para hacer visible su importancia. Una pretensión agregada pero no manifiesta del proyecto, es el arraigar el evento y competir con la tradicion que tiene Medellín en este mismo sentido.

En efecto, ha sido Medellín la ciudad colombiana que por tradición ha acaparado fama, y visibilidad como escenario por excelencia de las propuestas estéticas y materiales del diseño de moda y producción textil. En rigor de verdad, esta gran ciudad del noroccidente colombiano fue la que en el siglo XIX inició una verdadera revolucion industrial para un país entonces pastoril, con base en la producción de prendas y telas. También fue Medellín la pionera en exportación de esta gama industrial y ese sello, junto con el reconocido espiritu emprendor de las gentes de esa zona conocidas con el gentilicio de "paisas", fue una barrera protectora contra años de penuria y violencia, reforzadas por las sombras de la economía ilegal que afectaron a la ciudad en las últimas décadas del siglo XX.

Todos los esfuerzos anteriores para afirmar en Bogotá un acontecimiento público y masivo de la moda, de gran proyección más allá de las fronteras del país, habían fracasado o se mantenían restringidos en sus límites sectoriales de producción o de interés de tendencia grupal. También, en ciertos casos, los esfuerzos hechos han estado contaminados con marginalidades de tribu cultural parroquial, lo que ha generado antipatías o bloqueos extendidos. Éstos, en sumatoria, han negado la posibilidad de proyección internacional a la que siempre aspiró el grueso del sector productivo y creativo relacionado con la moda, residente en Bogota.

Entre los disenadores colombianos que participaran figuran, por su relevancia, entre otros, Pepa Pombo, Julia de Rodriguez, Ricardo Piñeres, Adriana Roa, Lina Cantillo y Maria Luisa Ortiz. Una lista que como se señala, no pretende ser excluyente pues junto con ellos tambien participan disenadores noveles y otros que con justicia son considerados de primera línea y peso internacional, tal como lo es la cartagenera Gabi Arenas.